Mensajes etiquetados Con Gafas Violetas

La perfecta casada. Un manual

Mathilde Beckmann. Mi vida con Max Beckmann, 1925-1950.

Trad. Virginia Maza. Madrid: La micro, 2018

 

Este librito es el manual de la perfecta casada. De una mujer abnegada y sacrificada hasta la anulación y la obnubilación. También de cómo la humanidad ha desperdiciado y desperdicia el talento, las habilidades, el saber, la inteligencia, el arte de las mujeres.
Mathilde (von Kaulbach) Beckmann (Ohlstadt, 1904-Jacksonville, 1986) explica en estas memorias los años que vivió junto a su marido, el conspicuo pintor Max Beckmann (1884-1950); para ello, a veces se sirve de fragmentos de los diarios del marido.

Muy pronto sabremos que es, a su vez, hija de pintor y de famosa violinista frustrada, Frida (Schytte) von Scotta (1871-1948), tocó, por ejemplo, con Richard Strauss en Moscú. La autora del dietario (violín) y sus dos hermanas, Hedda (violonchelo) y Doris (viola), junto con su madre (violín) conformaban un cuarteto en toda regla, según explica ella misma.
En 1925 le ofrecieron una plaza de soprano de coloratura en la Ópera Estatal de Dresde, pero justo acababa de enamorarse de Max Beckmann y renunció, consciente de que «no podía ser la esposa de Beckmann y cantante al mismo tiempo». Más sobrecogedora fue la reacción de su madre cuando se lo contó: «Cuando llamé a mi madre para decirle que estaba prometida —con Beckmann— hubo un silencio…». Un silencio repleto de palabras, pues. LEER MÁS »

Alia Mvsica, Música Antigua en Femenino.

 

Grupo: Alia Mvsica (Vox Feminae).

Concierto: Secreta Mulierum.

 

 

 

El Festival de Música Antigua de Sevilla (FeMás) en su 36ª Edición ha querido visibilizar a las mujeres en la música y el jueves 28 de marzo pudimos disfrutar de la parte femenina de la agrupación Alia Mvsica (Vox Feminae) con su Secreta Mulierum. Bajo la dirección de Miguel Sánchez, las cantantes Helia Martínez, Albina Cuadrado, Carolina del Solar y Esperanza García-Salmones nos deleitaron en el incomparable marco de la iglesia barroca San Luis de los Franceses con composiciones de Hildegard Von Bingen (1098-1179), Beatriz de Día (c.1140-1212) y piezas anónimas del siglo XII y XII para ser interpretadas en los oficios religiosos de los conventos, uno de los pocos espacios en los que la mujer del medievo podía dar rienda suelta a su voz musical.

Miguel Sánchez ha buceado por toda Europa para seleccionar este repertorio con el que ha buscado que las mujeres de su agrupación mixta dieran voz a las del medievo, que también compusieron, cantaron e instrumentaron, y merecen por ello ser debidamente reconocidas, estudiadas y acercadas al gran público. LEER MÁS »

Desconocidas e invisibles

 

En pocas ocasiones coinciden en la cartelera varias películas que, rompiendo con el canon dominante en el cine más comercial, nos ofrecen la ocasión de mirar al pasado y al presente de las mujeres, o sea, de la mitad de la Humanidad. Nada mejor para contrarrestar los productos que resultan de egos autorreferenciales y estreñidos, como puede ser el de nuestro Almodóvar y su aclamada Dolor y gloria, que disfrutar de las historias que nos ofrecen películas como Conociendo a Astrid y Las invisibles.

La primera, dirigida por una mujer, Pernille Fischer Christensen, nos hace visible a la autora de la famosísima Pippi Calzaslargas, la escritora sueca Astrid Lindgren. Encarnada por una maravillosa Alba August, la película nos muestra el itinerario vital de una mujer que, desde muy jovencita, luchó por ser un ser autónomo, no dependiente de los hombres, capaz de llevar el timón de su propia vida. Una escritora que, como nos muestra la escena del baile, se resiste a seguir las convenciones y se rebela contra lo que para ella estaba escrito en un mundo de hombres. La misma energía feminista que muchos descubrimos, sin ponerle ese calificativo, en la niña que en los 70 se subía a los árboles o hacía cosas que no eran propias de señoritas. La sueca bien podría ser una de esas muchas mujeres que el canon masculino ha tenido, como diría Nuria Capdevilla, armarizadas. LEER MÁS »

Atravesando cristales: “Hepomene toi logismoi”.

 

La mujer moderna se ha problematizado despolitizando el malestar social y haciéndolo privado. La locura, real o impuesta, ha sido una categoría que daba carta blanca al poder para someter a los inadaptados.

¿Es la locura un constructo social?

Betty Friedan fue la primera en ponerle nombre a las conductas autodestructivas de muchas mujeres insatisfechas predestinadas a cumplir con lo “biológico” como destino. Probablemente la psicologización fue esa estrategia más que necesaria para doblegar nuestras fuerzas y normativizar lo hegemónico.

Elise Cowen no encajaba en la sociedad burguesa, ni en la universidad para señoritas, ni entre la fratria intelectual masculina (por muy beat que esta fuera). El mecanismo de patologizar lo molesto tuvo siempre un objetivo: resistir al cambio social diciendo qué es normal. LEER MÁS »

Agenda

Calendario

<< Nov 2019 >>
lmmjvsd
28 29 30 31 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 1

Buscador por categorías

Suscríbete a nuestro Boletín