Mensajes etiquetados Cine

La directora de orquesta

Duración: 137 min.
Géneros: Biopic, drama.
País: Holanda.
Año: 2018.
Estreno en España: 4 octubre 2019.

 

 

Asisto entusiasmada a un momento cultural que podría calificarse de insólito: de pronto las mujeres hemos alcanzado auténtico protagonismo y nuestra contribución a la cultura en épocas pasadas empieza a ser tenida en cuenta. Por otra parte, me inquieta la proliferación de argumentos que muestran el ascenso profesional de una mujer, ya que encierra el peligro de convertirlos en moda, en un producto más que hoy cotiza al alza y mañana quién sabe. Y es que la equiparación de derechos no es en absoluto un asunto frívolo y si ha llegado a librerías y pantallas debería ser para quedarse, al menos hasta que la realidad que refleja quede completamente obsoleta.

La directora de orquesta es la recreación cinematográfica de la vida de Antonia Louisa Brico –anteriormente Wilhelmina Wolthuis– pianista holandesa nacida en 1902, que surgiendo de la nada llegó a altas cotas dentro del mundo de la música, aunque, como es de suponer, muy por debajo de sus merecimientos. Se trata de una biografía singular, por eso resulta sorprendente (tal como ha hecho notar algún crítico y teniendo en cuenta su talento, las dificultades que hubo de superar y su condición, según creo entender, de precursora absoluta en ese terreno) que treinta años después de su fallecimiento sea la primera vez que se aborda. LEER MÁS »

La maternidad y sus perversidades

 

He visto recientemente dos películas, dirigidas por mujeres, que retratan la maternidad: El despertar de las hormigas, de Antonella Sudasassi (2019), y One Day, de Zsófia Szilágyi (2018). El gran trabajo de sus respectivas actrices protagonistas, Daniella Valenciano y Zsófia Szamosi, nos sumerge con verdad y crudeza en cotidianeidades tan diferentes como las que viven una familia costarricense y una húngara.

La película de Sudassasi es recomendable, para empezar, por la novedad de ver propuestas de Costa Rica, y más aún realizadas por una mujer (en Madrid está en Pequeño Cine Estudio). En segundo lugar, no es el típico retrato familiar edulcorado, sino que pone el foco en las dificultades del día a día, los pequeños e importantes detalles. Con un tempo fílmico y un estilo visual que recuerda al de Lucrecia Martel, vemos cómo Isabel, una madre joven con dos niñas pequeñas, despierta del letargo de la maternidad, tarea que ha estado ahogando su sueño profesional. LEER MÁS »

La sororidad de las «Súper Empollonas»

En el desierto que supone la cartelera veraniega, ha resultado toda una sorpresa, que me temo ha pasado muy desapercibida, una película cuyo título en español, Súper empollonas, podría hacernos pensar que se trata del típico producto norteamericano para consumo de adolescentes. Afortunadamente seguí la recomendación de la actriz y directora Leticia Dolera y disfruté de una película en la que, de manera muy feminista, se les da la vuelta a las clásicas producciones estadounidenses de jóvenes desmadrados, institutos de secundaria y graduaciones. Dirigida por la actriz Olivia Wilde, producida por Gloria Sánchez y escrita por tres mujeres (Emily Halpern, Sarah Haskins y Susanna Fogel), Booksmart, que es su título original, nos cuenta la peripecia de dos amigas, que justo al terminar la secundaria se dan cuenta de todo lo que no han vivido debido a su obsesión por sacar buenas notas y así tener acceso a una prestigiosa universidad. Este punto de partida es el pretexto para que la película, llena de diálogos brillantes y de humor inteligente, nos muestre una especie de retrato de la generación de nuestros hijos y, muy especialmente, de unas chicas que no están dispuestas a seguir las reglas de siempre. A diferencia de las clásicas producciones que todas podemos tener en mente, y en las que las chicas siempre han sido personajes secundarios de la trama o pretextos, habitualmente sexualizados, para que los protagonistas hombres pongan a prueba su masculinidad, las Súper empollonas llevan las riendas de la acción, son las heroínas imperfectas de la trama y actúan en función de sus deseos, intereses y aspiraciones. Y hasta las vemos dueñas y señoras de su sexualidad, sin que ésta, como es lo más habitual en el cine comercial, esté en función de los deseos masculinos. A su lado, los chicos que aparecen en un segundo plano parecen niños que se resisten a crecer por más que se crean los dueños de los púlpitos. Ellas, son el futuro, vienen pisando fuerte. Ya era hora, por cierto. LEER MÁS »

Las herederas

 

Interesante indagación en el universo femenino realizada por un director (el paraguayo Marcelo Martinessi) que borda los resortes psicológicos de los personajes gracias a un casting impecable (Ana Brun, Margarita Irún y Ana Ivanova, junto a unas magníficas secundarias) y a una dirección actoral más que meritoria.

Aunque de extracción acomodada, Chela y Chiquita se encuentran en el umbral de la marginación. En otros tiempos disfrutaron de una posición de privilegio pero, como mujeres de una época, manteniendo un status secundario: privadas de las decisiones y oportunidades que tenían reservadas los varones. Ahora, sin ingreso alguno, traspasada la frontera de los sesenta, se ven obligadas a vender los muebles y objetos de valor de su vivienda. Chiquita acaba en la cárcel por intento de estafa. A través de los ojos de Chela –es decir, gracias a la elocuente mirada de Ana Brun– observaremos esta institución, así como el constante disimulo en que vive y la angustia que le causa. LEER MÁS »

Agenda

Calendario

<< Oct 2019 >>
lmmjvsd
30 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3

Buscador por categorías

Suscríbete a nuestro Boletín