Jo Freeman: “Por lo menos, nuestras expectativas sobre lo que debe ser normal para nosotras han cambiado”

Jo Freeman Entrevista CyM

Nuestra habitación de invitadas siempre está lista para recibir a voces referentes del feminismo. Desde Clásicas y Modernas prometemos esforzarnos por ser buenas anfitrionas. Mira quién se ha hospedado recientemente: Jo Freeman (1945). Politóloga, escritora y abogada. Reconocida en el feminismo por ser una de las primeras organizadoras del movimiento de liberación de las mujeres en Estados Unidos.

 

 

¿Estamos viviendo realmente una nueva ola del feminismo?

¡Esa es la cuestión! He estudiado los movimientos sociales en muchos lugares a lo largo de cientos de años y puedo afirmar que es imposible predecir una nueva ola. Ha habido muchas ocasiones en las que he pensado que algo iba a suceder y no ha sido así. Por ejemplo, me pasó con el movimiento Occupied. En definitiva, no puedo decir con certeza si estamos empezando una nueva ola del feminismo, pero el momento invita a pensar en ello porque hay muchos indicios y, además, es un proceso que sucede cada treinta o cincuenta años, más o menos. Sin embargo, he estudiado suficiente historia como para saber que a veces las señales son engañosas.

En cualquier caso, ¿cuáles dirías que son los retos más importantes para el feminismo actualmente?

Diría que el gran reto es lograr un cambio cultural. En mis tiempos necesitábamos avances legales, es decir, reescribir las leyes para que dejasen de discriminar a las mujeres. Eso, al menos en países como los nuestros, lo hemos conseguido. En mi generación conquistamos el derecho al trabajo y, aunque no signifique que disfrutemos de igualdad de oportunidades o de salarios equitativos, la sociedad ya acepta que las mujeres trabajemos. Ahora nos quedan otros retos por delante que se traduzcan en cambios de conciencia. Por ejemplo, la corresponsabilidad de los hombres. Las labores de cuidados siguen siendo infravaloradas y se considera que el éxito masculino se alcanza cuando ellos progresan rápido profesionalmente. Sin embargo, ese desarrollo para las mujeres es muy complicado porque asumimos una carga laboral y familiar o doméstica a la par.

Asimismo, hemos de conseguir un cambio cultural sobre la concepción de nuestro cuerpo por parte de los hombres, quienes todavía presumen por ponernos las manos encima sin nuestro consentimiento. Si esos comportamientos fuesen rechazados por ellos mismos, dejando de reírse al respecto y de considerarlos como un triunfo, sería cuestión de tiempo que desapareciesen. Justamente, en ese sentido está trabajando el movimiento #MeToo. No sé cuánto éxito podremos tener, pero confío en que dentro de unos años las mujeres disfrutaremos de una mejor situación en todos los sentidos.

Hablas de la conquista del derecho al trabajo para las mujeres en los años 60, cuando te iniciabas como activista. ¿Esta sería la gran victoria del feminismo desde entonces para ti?

Lo matizaría: no solo me referiría al derecho a trabajar, sino a que nuestro trabajo sea tomado en serio. La mayor preocupación para las mujeres de los años 50 era si podrían casarse para que un hombre las mantuviese y eso ya no es así, afortunadamente. Ahora entendemos que las mujeres hemos de recibir educación, aspirar a puestos laborales y ser remuneradas de la mejor manera posible al igual que los hombres. Eso no significa que todas las puertas se nos hayan abierto, pero por lo menos nuestras expectativas sobre lo que debe ser normal para nosotras han cambiado. De este modo, conseguimos otra victoria: nunca tuve profesoras durante mis estudios en Berkeley, que se consideraba una universidad progresista, y lo más grave es que no reparaba en ello porque me parecía normal. Ahora, muchos campus son presididos por mujeres, quienes también imparten clases.

Tu ensayo “La tiranía de la falta de estructuras” es un referente. ¿Esperabas una repercusión semejante cuando lo escribiste?

¡En absoluto! (Risas) Lo escribí para el grupo al que pertenecía dentro del movimiento de liberación de las mujeres. Imprimí varias copias que envié a todos los medios feministas que conocía y solo un editor me respondió interesándose en publicarlo. Resulta que hubo otras pocas revistas que también se hicieron eco, así que poco a poco fue difundiéndose. Pero no fui realmente consciente de su repercusión hasta que llegó Internet. Lo busqué en Google y comprobé que seguía circulando. No tenía ni idea de cuán extendido era el problema que describía en mi texto. Esto tiene una lectura positiva y negativa. La positiva: siempre es reconfortante que aquello que escribiste hace muchos años siga despertando interés. La negativa es que ello significa que el problema del que hablaba todavía existe.

Antes has citado el movimiento #MeToo que, justamente, no presenta una estructura definida. ¿Qué opinas al respecto?

Aunque no haya una estructura como tal detrás de él, me alegro de que las mujeres hablemos abiertamente por fin. El problema de los abusos siempre ha existido a escondidas: la gente no lo comentaba en general y las mujeres que lo hacían eran desacreditadas. Que ahora esas situaciones se visibilicen públicamente y que tengan consecuencias, como que los hombres sean despedidos, es un importante cambio para que dejen de considerarse aceptables. El movimiento #MeToo nos está ayudando a que, a diferencia de hace años, las mujeres como masa estemos consiguiendo ser creídas.

Paralelamente podemos hablar de otro fenómeno notable: la Women’s March. ¿Crees que marcará un antes y un después en Estados Unidos o, incluso, globalmente?

Lo cierto es que he de dar las gracias a Donald Trump por habernos despertado (risas). Hace un año asistí a la marcha en Washington y fue impresionante. No había visto una movilización semejante en décadas. De hecho, no pude escuchar ninguno de los discursos porque no podía acercarme a los escenarios o pantallas. Pensé entonces que se trataba de algo puntual, porque no tenía constancia de ninguna organización detrás de ello. Sin embargo, hace apenas unos días celebramos el primer aniversario: no hubo una gran marcha en Washington de nuevo, sino réplicas por todo el país e, incluso, en Europa. Tengo ganas de ver qué sucede ahora, porque el movimiento tiene un objetivo claro: lograr un cambio mediante el voto. Sé por experiencia propia que si quieres un resultado electoral concreto no solo has de comunicar la idea, sino de ir puerta a puerta invitando a que la gente salga a votar. Las últimas experiencias en las urnas muestran que más mujeres lo hacen, que muchas votan a mujeres y que los hombres también están empezando a votarnos. ¡Veamos qué sucede!

El feminismo no deja de plantearnos dilemas. Uno de los más candentes es la gestación subrogada. ¿Has llegado a alguna conclusión sobre este tema?

En mi país cada estado puede legislar de manera diferente al respecto, por lo que no existe una posición definida a nivel nacional. En términos generales, la norma es que cualquier mujer puede optar por la gestación subrogada siempre que no sea remunerada por ello. Aunque luego hay mil maneras de saltarse las reglas, no se trata de una cuestión especialmente controvertida en Estados Unidos. Actualmente, el debate más intenso tiene que ver con el aborto y el control de la natalidad, ya que en este sentido hay una organizada oposición para que sea ilegal en los estados más conservadores.

El feminismo también nos obliga a realizar como un ejercicio de reflexión continua. ¿Alguna vez te has sentido cansada por ello y has pensado en tirar la toalla por el activismo?

¡Oh! Estoy segura de que todas hemos pasado por ahí (risas). Sin duda, hay momentos en los que ir en contra de lo establecido te agota y valoras tomarte como un descanso. Pero cuando eres parte de un grupo repones energía fácilmente. Es más sencillo luchar así que hacerlo en solitario, por eso siempre invito a todas las personas, mujeres y hombres, a que unan sus fuerzas por el feminismo.

Para terminar: tu mensaje para la próxima generación de mujeres como legado sería…

¡Organizaros y seguid luchando!

Agenda

Calendario

<< Nov 2019 >>
lmmjvsd
28 29 30 31 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 1

Buscador por categorías

Suscríbete a nuestro Boletín