¿Dónde están las mujeres en los libros de texto?

Un estudio demostró la ausencia de referentes femeninos en todos los contenidos de la ESO. Solo un 7,6 % de mujeres se citan en los libros de texto.

 

He sido invitada estos días a dar una conferencia en el Foro Internacional Ser Mujer en Puebla, México. Un evento que reúne a empresarias, académicas, estudiantes, políticas y artistas de todo el país, y que busca ayudar al empoderamiento de las mujeres. Durante mi estancia en esta hermosa ciudad he tenido encuentros con mis lectores mexicanos y entrevistas con los medios. Un periodista poblano me ha definido en un artículo como “la arqueóloga de vidas femeninas”. El titular viene a cuento porque desde hace más de 15 años me dedico a recuperar del olvido a importantes viajeras y exploradoras del pasado injustamente olvidadas. Cuando me preguntan una y otra vez por qué escribo sobre mujeres respondo que para llenar los espacios en blanco de la historia. Podría ser más explícita y decir que lo hago porque me indigna que, en pleno siglo XXl, las hazañas y logros femeninos sigan sin ser reconocidos. Que el mundo de la exploración sea aún territorio exclusivo de Marco Polo, Magallanes o el doctor Livingstone nos demuestra el largo camino que aún nos queda por recorrer.

Todos mis libros son un homenaje a mis antecesoras, aquellas mujeres, en su mayoría victorianas, que se enfrentaron a los prejuicios de su tiempo para hacer realidad sus sueños viajeros. En una época en la que se creía que una mujer no estaba preparada física ni mentalmente para explorar, ellas pusieron rumbo a lo desconocido. Egeria, Lady Mary Montagu, Mary Kingsley, Alexandra David-Néel, Ella Maillart, Osa Johson o Amelia Earhart demostraron que el demonio de la curiosidad no sabe de sexos. Estas damas intrépidas y aventureras realizaron estudios de campo pioneros, desentrañaron misterios geográficos y escribieron magníficos libros de viajes.

¿Dónde están las mujeres? Esta es la pregunta que me hice cuando en 2001 comencé a investigar las vidas de mis antepasadas para escribir un ensayo sobre mujeres viajeras. Tras sus huellas, recorrí bibliotecas, busqué en archivos y me sumergí en una aventura que me cambió la vida. No fue tarea fácil porque, a pesar de que hicieron cosas memorables, sus nombres han sido borrados de la historia oficial y de los libros de texto. Para paliar esta tremenda desigualdad, Ana López-Navajas, investigadora de la Universidad de Valencia, lleva nueve años creando una base de datos sobre la labor de las mujeres en múltiples disciplinas a lo largo de la historia. Su sueño es que sea una herramienta que permita a familias, docentes y editoriales corregir las desigualdades existentes en el sistema educativo. Que los nombres de mujeres desconocidas, pese a sus méritos literarios, científicos, artísticos, lleguen a las aulas.

En 2014, esta investigadora publicó un estudio que demostraba la ausencia de referentes femeninos en todos los contenidos de la ESO. En los libros de texto solo citan a un 7,6 % de mujeres. Algunos pasos se están dando. En Andalucía se acaba de aprobar una ley que revisará los libros para asegurar la igualdad y los profesores recibirán cursos sobre feminismo para garantizar la presencia de mujeres en todas las asignaturas. Nuestros hijos estudian una historia masculina tergiversada y mutilada. Ya es hora de recuperar la otra mitad y sacar a la luz todo el talento femenino.

Publicado en mujerhoy

 

 

Agenda

Calendario

<< Jul 2019 >>
lmmjvsd
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4

Buscador por categorías

Suscríbete a nuestro Boletín