Cerca de cien (Antología poética), Ida Vitale

 

Cuando Ida Vitale ganó el premio Cervantes, el más prestigioso de las letras en lengua castellana, busqué su poesía de inmediato por tierra, mar y aire. Me acerqué a la librería más cercana dispuesta a devorar cualquiera de sus libros de poemas. La primera sorpresa fue que en la librería más próxima no tenían ningún libro de Ida Vitale, y en la siguiente, tampoco. Fue en la tercera, en Tirant Lo Blanch, donde mi querido Rafa Domínguez, me mostró una pequeña joya llamada Cerca de Cien, la primera antología publicada en España de esta poeta uruguaya, editada por la colección Visor. No se había publicado todavía la antología de Tusquets llamada Poesía reunida que siguió al premio Cervantes ¡Menos mal!

Supe entonces que los escritores galardonados con el premio Cervantes son 35, y de ellos, solo 5 escritoras – cifra que habla por sí sola- siendo Ida Vitale la quinta mujer que ha obtenido el mismo reconocimiento que sus predecesoras  Dulce María Loinaz, María Zambrano , Ana María Matute  y Elena Poniatowska  (Vitale había obtenido con anterioridad el premio Federico García Lorca, 2015 y el premio Reina Sofía en 2016)

Cerca de cien reúne una selección de poemas que muestra a una poeta curiosa, original y misteriosa. Su lenguaje es reconocible e intimista y aunque no resulta fácil interpretarla, hay un intento perceptible de acercar la poesía a la gente y la gente a su poesía. Vitale, como los miembros de su generación (Mario Benedetti e Idea Vilariño, entre otras) extrae poesía de los cotidiano en un difícil equilibrio entre lo universal y lo personal, lo intelectual y lo común. De este modo consigue transmitirnos una sencilla, aunque profunda filosofía, envuelta en un lenguaje con el que crea su propia música. Un ejemplo de ello es el final de su poema Fortuna:

Descubrir por ti misma

otro ser no previsto…

Ser humano y mujer,

ni más, ni menos.

Música, vanguardia, brevedad, cotidianidad, misterio, contraste, poesía de la esencia y la existencia, adoración por los juegos de palabras, y cierta dosis de humor, son los protagonistas de muchos de sus poemas:

Lección de saxífraga:

florecer

entre piedras,

atreverse

Desde luego, es siempre recomendable leer poesía porque eleva el espíritu y serena el alma, y en este caso, leer la poesía de Vitale es como escuchar un agua quieta cuyos sonidos apaciguan la mente. Sus poemas destilan una sabiduría construida a base de años, casi cien, con los materiales que proporciona el amor, el dolor, el humor y la experiencia. Su poesía parece convertirse en un antídoto contra la prisa y en un bálsamo contra la inquietud. Ida Vitale es una maestra, no solo de la literatura, sino de la vida.

Corta la vida o larga, todo

lo que vivimos se reduce

a un gris residuo en la memoria.

 

Algunas Obras : La luz de esta memoria (1949 Palabra dada (1953), Cada uno en su noche (1960), Paso a paso (1963), Oidor andante (1972), Jardín de sílice (1980), la antología Fieles(1976-1982), Elegías en otoño (1982), Entresaca (1984), Parvo reino (1984), Sueños de la constancia (1988), Serie del sinsonte (1992), Procura de lo imposible (1998), Reducción del infinito (2002), Plantas y animales (2003), o El Abc de Byobu (2005).

Agenda

Calendario

<< Dic 2019 >>
lmmjvsd
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

Buscador por categorías

Suscríbete a nuestro Boletín