Mensajes en la categoría Críticas

¿Cómo reconocemos y nos representamos el poder de las mujeres en nuestras sociedades?

Mary Beard: Mujeres y poder. Un manifiesto.

Crítica. Editorial Planeta. Barcelona. 2018.

Esta es una de las preguntas centrales de este ensayo de la especialista en estudios clásicos Mary Beard: Mujeres y poder. Un manifiesto. (Crítica. Editorial Planeta, 2018), que contiene las dos conferencias pronunciadas en 2014 y 2017: “La voz pública de las mujeres” y “Mujeres en el ejercicio del poder” para el London Review of Books. En este breve ensayo, la catedrática de la universidad de Cambridge hace un recorrido histórico por los modos y maneras en los que la cultura occidental ha silenciado a las mujeres en el espacio público. “¿Cuáles son los mecanismos que silencian a las mujeres, que se niegan a tomarlas en serio y que las aíslan, literalmente, de los centros de poder?.”

Las formas de la “afasia” femenina en la cultura occidental vienen de antiguo y han sido múltiples. Es posible rastrear las fuentes del sexismo y de la misoginia occidental ya en la Odisea, en el pasaje en el que Telémaco manda callar a su madre, Penélope, cuando ella quiere intervenir en el espacio público. Desde entonces hasta nuestros días, la feroz resistencia a la intrusión femenina en el territorio discursivo tradicionalmente masculino se salda, en la versión más culta, con comparaciones que ridiculizan a las mujeres identificándolas con modelos de feminidad causantes de grandes peligros para el hombre: sirenas, medusas, magnicidas, regicidas, asesinas; o bien con personajes de la tragedia griega y del mito cuyo ejercicio del poder produjo grandes desgracias para un pueblo. En la versión menos clásica, es decir, contemporánea; las formas y maneras de silenciar a las mujeres que pretenden hacerse oír en el espacio público –incluyendo las redes sociales como espacio público-, se saldan con feroces insultos que aluden a su condición sexual o reproductora, a sus cuerpos -que sufren una continua sobreexposición al juicio estético de los medios de comunicación-, ó a su inteligencia. Curiosamente a las mujeres nunca se les rebaten sus argumentos sino que se les desacredita directamente llamándolas tontas…: ”un aspecto todavía más interesante es la conexión cultural que se pone de manifiesto cuando una mujer defiende opiniones impopulares, polémicas o simplemente diferentes en este caso se consideran indicativas de su estulticia. No es que uno esté en desacuerdo con ella, es que es tonta: “lo siento cariño es que no lo entiendes”. He perdido la cuenta de las veces que me han llamado “cretina ignorante”. LEER MÁS »

Dos maternidades, una novela

 

 

Penelope Mortimer

Papá se ha ido de caza

Traducción de Alicia Frieyro

Ed. Impedimenta, Madrid, 2018

310 páginas

 

¡Qué maravilla de generación, la de las escritoras en lengua inglesa de mediados del siglo XX! Ya conocíamos, o hemos ido descubriendo en los últimos años, a Doris Lessing, Anaïs Nin, Lucia Berlin, Sylvia Plath, Edna O’Brien, Elisabeth Smart… y ahora, de la mano de una exquisita editorial española independiente, Impedimenta, le llega el turno a Penelope Mortimer, con la inolvidable El devorador de calabazas (1962; edición española, 2014) y Papá se ha ido de caza (1958).

Ruth Whiting, la protagonista de Papá se ha ido de caza, es uno de esos personajes que los escritores varones descuidaron, y que las escritoras, en cambio (Virginia Woolf en Mrs. Dalloway, Clarice Lispector en sus mejores cuentos), ponen en primer plano, mostrándonos la agitada vida interior que puede esconderse bajo una superficie convencional: un ama de casa de clase media, de mediana edad, que ni siquiera es adúltera. LEER MÁS »

La polémica de ‘Lolita’

Laura Freixas Lolita

Cuando hace unas semanas publiqué un artículo preguntándome si Lolita, o la interpretación que se ha hecho de ella, contribuye a hacer aceptable la violencia contra las mujeres, ya sabía que iba a provocar revuelo, pero no me imaginaba hasta qué punto. Réplicas, contrarréplicas, reportajes, columnas, comentarios… La intervención en el debate de Mario Vargas Llosa multiplicó, naturalmente, su eco, y ahora alcanza desde Bolivia y Argentina hasta Israel y se mezcla con otras encendidas polémicas en curso: sobre la retirada temporal del cuadro Hilas y las ninfas de un museo de Manchester, sobre el artículo en una revista de CC.OO. que propone eliminar los textos de ciertos autores de la lista de lecturas obligatorias en la escuela, sobre el documental The problem with Apu en el que Hari Kondabolu, estadounidense de origen indio, critica el personaje de Apu, el tendero indio en Los Simpson… Parece haber algo muy importante en juego: ¿qué es? Libertad versus censura, dice Vargas Llosa y quienes se alinean con él. Yo creo que no es eso.

LEER MÁS »

Los cascarrabias

Publicado en La Vanguardia el 19/05/2016

“¡Cela ha dicho coño en televisión!” Todavía creo oír a mi abuela recibiéndome con esa exclamación (entre horrorizada y admirativa, pobre mujer) un día que fui a comer a su casa, en los setenta… Ahora que se cumplen cien años de su nacimiento, es un buen momento para recordar a Cela, y preguntarse por la influencia que ha tenido su figura. Y ¡cómo no recordarle!… Los tacos y pedos que soltaba en público. Sus alusiones a lo bien que conocía putas y burdeles. El Diccionario secreto de palabras malsonantes. Su obsesión por sus enemigos: decía que cada mañana miraba la sección de necrológicas en el periódico a ver si había muerto alguno de ellos, y puso como dedicatoria de uno de sus libros: “A mis enemigos, que tanto me han ayudado en mi carrera”.

Desde luego, su influencia ha sido notable. El paisaje mediático que nos rodea está lleno de pequeños Celas. Periodistas o escritores prepotentes, iracundos (recuerden la cara de amargado que tenía su modelo); cascarrabias profesionales, que dedican cada uno de sus artículos a reñir, despreciar o ridiculizar a alguien. Que cuando reciben un premio no dan las gracias, e incluso aprovechan la ceremonia para repartir unos cuantos insultos. Que están convencidos de haber obtenido lo que tienen (que siempre les parece poco) exclusivamente por sus méritos, sin reconocer sus privilegios: haber nacido en una familia con posibles y tenido una buena educación, por ejemplo. Que entienden la libertad como derecho a no recibir la menor crítica (las tildan de “censura”) ni reconocer responsabilidad alguna hacia la sociedad en la que (y de la que) viven… Me permitirán que no diga nombres, pero seguro que los reconocen.

Como Cela, estos señores son perfectamente inofensivos. Sirven para fingir modernidad, transgresión, polémica, sin cuestionar nada. A la hora de la verdad, son ciudadanos conservadores, clasistas y machistas, que refuerzan el statu quo. Como Cela, que escandalizaba a las abuelas diciendo tacos (los señoritos siempre los han dicho), pero se casaba por la Iglesia, aspiraba a hacerse rico, y era homófobo, misógino, académico y marqués… Qué alivio fue para muchos de nosotros tener, en su misma generación, modelos diametralmente opuestos, como Ana María Matute. Qué alivio es hoy ver, como hemos visto estos días en Barcelona, que se puede ser intelectual con compromiso y ética, como Svetlana Aleksiévich.

Agenda

Calendario

<< Abr 2019 >>
lmmjvsd
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 1 2 3 4 5

Buscador por categorías

Suscríbete a nuestro Boletín