Mensajes etiquetados violencia de género

El porqué de las ‘manadas’

SOPA IMAGES VIA GETTY IMAGES Protesta tras una violación múltiple en Manresa.

El objetivo de las agresiones sexuales en grupo no es tanto obtener placer sexual sino disfrutar de la sensación de control y poder sobre la víctima.

Desde el caso de La Manada (la violación grupal de una chica de 18 años durante las Fiestas de San Fermín del año 2016), los ataques sexuales en grupo han ido in crescendo. En el año 2016 se denunciaron 18 agresiones sexuales múltiples, en 2017 bajaron a 14. Pero el año 2018 se dispararon hasta 60 y en fecha del 18 de septiembre del 2019 ya se han contabilizado 55. En todos estos años, dos de cada tres de las agresiones han sido violaciones consumadas. El reconocimiento de este hecho representa sólo el eslabón de inicio hacia la búsqueda de respuestas a una compleja cadena de preguntas. LEER MÁS »

2018, hay que resignificar el 25 de noviembre: ‘Día Internacional contra los hombres maltratadores’

 

Pilar López Díez. Doctora en Ciencias de la Información y experta en Género y Comunicación. (5 de septiembre, 2018)

Este artículo argumenta las razones de porqué es necesario resignificar el 25 de noviembre, y apoyar la propuesta de que el “Día Internacional contra la violencia hacia las mujeres” pase a llamarse “Día Internacional contra los hombres maltratadores”, después de catorce años de la Ley Orgánica de Medidas de protección integral contra la violencia de género.

 

EL LENGUAJE ES POLÍTICO

Y la primera razón es que el lenguaje no es neutral, el lenguaje es político. No significa lo mismo hablar del día “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer” que del “Día Internacional contra los hombres maltratadores”; contra los hombres que maltratan a las mujeres en cualquiera de sus formas, psicológica o físicamente, a través de las faltas de consideración, la humillación, el desprecio, hasta la agresión física o el asesinato; desde la violencia que ni siquiera se autopercibe por las propias mujeres, ni se considera socialmente maltrato, pero lo es, hasta la que lleva al asesinato de la mujer. El lenguaje es político y tiene que usarse de manera precisa para que sea eficaz; y el primer eslogan no lo es; está escrito en un lenguaje “neutral”, en donde se esconde la realidad, el hecho de que quienes maltratan son hombres; los hombres que agreden porque no quieren perder el poder sobre las mujeres que se rebelan contra ellos. Y como son los hombres, y no esa cosa irreal que se viene llamando ‘violencia contra las mujeres’ quienes la ejercen, es pertinente y justo señalar y nombrar a los hombres que maltratan. Es lo mismo que cuando se denominaba a la violencia masculina contra las mujeres, “violencia doméstica”; con la palabra ‘doméstica’ se mezclan todos los tipos de violencia que se dan en el espacio doméstico, diluyendo, así, la violencia de género; si se habla de violencia doméstica se sigue escondiendo al hombre agresor. El lenguaje político, el lenguaje que apunta a la raíz del problema, el lenguaje que quiere cambiar las estructuras es un lenguaje comprometido; y el lenguaje comprometido no admite eufemismos, aunque los puede excusar en función del contexto.

HAY QUE TENER EN CUENTA EL CONTEXTO

Por eso hay que tener en cuenta, en segundo lugar, el contexto. Los eufemismos, como ‘violencia hacia las mujeres’ para referirnos a las agresiones de los hombres que maltratan, eran pertinentes hace decenas de años; eran necesarios cuando se empezó a hablar de las mujeres que sufrían violencia; queríamos luchar contra la violencia masculina, pero sabíamos que, en función del nivel de conciencia de la gente, no podíamos enfocar, directamente, a los hombres maltratadores. Por eso, hace tres décadas, en 1988, incluso una jornada feminista que reunió a 3.500 mujeres en Santiago de Compostela se llamó “Contra a violencia machista”; los hombres agresores no fueron interpelados; pero estamos hablando de hace treinta años. LEER MÁS »

Del jolgorio y regocijo al llanto y crujir de dientes. Notas sobre una sentencia

 1. Siglos y siglos de tribunales que eran juez y parte; siglos y siglos legislando en contra de las mujeres, en contra de los cuerpos de las mujeres; siglos y siglos de machismo rampante y de ideología contraria al progreso y a la libertad de las mujeres. En algunos lugares del mundo es tal cual; en otros, los menos, la inercia opera parcialmente; en ninguno, han dejado de regir completamente.

2. No he leído la sentencia, ni me corresponde a mí, ciudadana corriente, no ducha en leyes, criticarla desde un punto legal y menos a vuela pluma. Creo, además, que abordar la actuación de un juez (Ricardo Javier González) que ve en la repugnante y abyecta violación vestigios «de jolgorio y regocijo», o que lo que le sugieren los «gestos, expresiones y los sonidos que emite [la víctima] es excitación sexual» no tiene nada que ver con la aplicación de las leyes.

La triste consecuencia es que enmascara que la otra jueza (Raquel Fernandino) y el otro juez (José Francisco Cobo) tampoco vieran atisbo de violencia. Cuesta entender que pueda existir un abuso sexual sin violencia. Asco y vómito.

 Cuesta entender que pueda existir un abuso sexual sin violencia. Asco y vómito.

LEER MÁS »

El Máster en Derecho y Violencia de Género de la Universitat de València inaugura su 6ª edición de la mano de Carmen Alborch

Carmen Alborch inauguración master derecho UV

La Universitat de València (UV) ha puesto en marcha por sexto año consecutivo su máster en Derecho y Violencia de Género, el cual representa un espacio de formación pensado para profesionales del ámbito público o privado, así como del tercer sector, con vistas a completar su conocimiento multidisciplinar en materia de prevención, erradicación y gestión de la violencia contra las mujeres. LEER MÁS »

Agenda

Calendario

<< Ago 2019 >>
lmmjvsd
29 30 31 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31 1

Buscador por categorías

Suscríbete a nuestro Boletín