Mensajes etiquetados Mujer

Capitán, mande firmes

Ha muerto Carme Chacón. Una muerte prematura. Una muerte inesperada para todxs, pero no para ella. No para su familia. Carme nunca ocultó su enfermedad, pero debía de tener un pacto secreto con su corazón, porque nunca la vi cansada ante el inagotable trabajo ni asustada ante una vida que diariamente le presentaba nuevos y difíciles retos. Siempre me pareció que era una mujer de aspecto frágil pero enfrentada sin miedo a los desafíos que le llegaban… o que ella misma se buscaba.

Un día me pidió una cosa para cinco minutos antes. La miré asombrada y ella, sonriendo abiertamente, me reconoció: “Es verdad, siempre vivo con prisas”. Sí, Carme vivió con prisas su doble militancia, socialista y feminista. Un feminismo entendido como una acción constante a la que dar respuestas firmes que permitiesen a las mujeres del mundo empoderarse y ser visibles en este nuevo siglo.

Siempre recordaremos su “Capitán, mande firmes”.

Carme Chacón en la Pascua Militar de 2009.

LEER MÁS »

Crítica literaria: Fascinante, inagotable Anaïs Nin

Descubrí a Anaïs Nin (París, 1903-Los Angeles, 1977), como más o menos todo el mundo, en los 70. Y me fascinó. Un poco por su curiosa historia, que transcurre entre La Habana, París, Barcelona, Nueva York… (escribía en inglés, pero hablaba también indistintamente español y francés). Un poco por un magnetismo personal irresistible, que se adivina en sus fotos. Y un poco, o mucho, por su cultivo fanático de ese género, el diario, que es uno de mis favoritos.

Todo empezó cuando su padre, el compositor cubano Joaquín Nin, abandonó a su mujer, la cantante cubano-franco-danesa Rosa Culmell, y a sus tres hijos, Anaïs y dos hermanos menores. En el barco que les llevaba a Nueva York, donde la madre había decidido establecerse, Anaïs, que contaba entonces once años, empezó a escribir a su padre una larga carta… que nunca le envió y que se convertiría en un diario de miles de páginas.

LEER MÁS »

Artemisia Gentileschi, ‘genia y figura(s)’

Autorretrato como alegoría de la pintura. Artemisia Gentileschi. Imagen: Wikipedia

Publicado en el Huffington Post el 03/03/17

Aprovechando que todos los caminos llevan a Roma ¿por qué no encaminarse hacia allí y aprovechar para ver la magnífica y antológica exposición de Artemisia Gentileschi (Roma, 1593-Nápoles, 1652/53) que hay en el palacio Brachi hasta el 5 de mayo?

Una vez en la exposición, pienso que no entiendo ni papa de pintura pero que no hace falta entender mucho para ver la enorme dignidad y solidez de las mujeres de sus cuadros, sean autorretratos, sean autorretratos alegóricos, sean escenas bíblicas, sean lo que sean. Como a lo largo de la exposición han puesto a dialogar los cuadros de Gentileschi con obras de contemporáneos suyos, la comparación no puede ser más expresiva y relevante.

Nada de sonrisas, nada de bocas entreabiertas e incitadores, nada de ojos tímidos y esquivos. Nada lascivo ni insinuante, ni carne morbosa, ni una brizna de complacencia ante la agresión, sino mucha verdad en sus violentadas pero decididas y claras Susannas. La primera Susanna y los viejos, la de Pommersfelden de 1610, una obra perturbadora, sin ningún vestigio de vegetación que la suavice, la pintó cuando tenía sólo diecisiete años.

LEER MÁS »

La mirada comprometida con las mujeres supervivientes: El reto creativo

Hace unos días saltó a los medios la polémica por la instalación de una escultura-homenaje a las mujeres víctimas de maltrato y de la violencia masculina en una plaza de Zaragoza. La denotación de la imagen, que ha sido ampliamente reseñada es muy clara: Vemos a una mujer arrodillada, mirando al suelo y cuyo cabello y manos esconden su cara. El significado cultural asociado, la connotación, no ofrece duda en el actual contexto español, en donde las noticias sobre hombres maltratadores, homicidas o asesinos son habituales en los medios de comunicación, de manera que vemos la representación de una mujer hundida, desamparada, vencida, sola y sin capacidad de reacción.

Las organizaciones feministas la critican con razón; el Ayuntamiento la defiende. También hay gente en la calle que dice que es bonita. Pero una escultura en medio de una plaza no puede calificarse de bonita o fea; una actuación pública que se concibe como homenaje a determinadas personas debe analizarse desde el punto de vista de si el esfuerzo y los recursos invertidos cumplen el objetivo político de engrandecer, hacer respetar y reconocer a quienes reciben el homenaje: las mujeres supervivientes y víctimas de la violencia machista.

LEER MÁS »

Agenda

Calendario

<< May 2017 >>
LMMJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4

Buscador por categorías