Llucia Ramis gana el III Premio Llibres Anagrama de novela en catalán

Publicado originalmente en El Mundo el 16/01/18.

Cuatro años batalló Llucia Ramis (Palma, 1977) con Les possessions, una novela que es una muñeca rusa, y a la vez un relato de fantasmas, la historia dos casas perdidas, de una sociedad corrupta, de un periodismo moribundo y de un padre que ha perdido la cabeza convencido de que aún puede cambiar el mundo. Y, también, la puerta de entrada de la autora en el sello de Jorge Herralde, a través de su ya muy distinguido -aunque ésta sea tan sólo su tercera edición- premio en catalán: el Anagrama Llibres, dotado con 6.000 euros. Un premio al que la obra de Ramis, «dignifica», en palabras de Sergi Pàmies, representante del jurado, que destacó las «múltiples capas» de la narración, cuya protagonista es una periodista sin nombre que vuelve a Palma después de publicar su primera novela, una novela muy parecida a la que publicó la propia Ramis hace diez años, y se encuentra a su padre convertido en «una especie de gran Lebowski, un Quijote del siglo XXI», según el propio Herralde.

Pero no sólo de la figura «enloquecida» del padre se nutre la novela, narrada en primera persona, una primera persona «que pone toda la carne en el asador», según Pàmies, y que utiliza «todas las herramientas» de lo que podría considerarse el estilo Ramis -«lo que ha aprendido haciendo crónica periodística, haciendo opinión, y, por supuesto, el sentido del humor, y el lirismo» de la que hasta ahora era su última novela, Tot allò que una tarda morí amb les bicicletes-, sino que tiene tres frentes: uno es el del citado padre, «al que están intentando robarle unas tierras»; otro es el del abuelo belga, «cuyo socio se suicidó en 1993 y mató a toda su familia por la vergüenza de un pelotazo que se creyó que sería el últimopelotazo y que sólo fue el punto de partida de la corrupción en la que vivimos hoy»; y el tercero es de la pareja de la protagonista, un periodista que se ve salpicado por un caso de corrupción el año 2007, cuando arranca la novela y cuando empieza la crisis.

Aunque no quiere ni oír hablar de la autoficción y sonríe cada vez que alguien señala que su peripecia personal tiene mucho que ver con lo que cuenta en la novela, Ramis considera que Les possessions es su novela más valiente. «No concibo la literatura sin riesgo. Cada novela debe ser un suicidio. Yo, como autora, tengo que morir en cada libro. Se debe escribir sin miedo, pero publicar con miedo. Por el respeto a la historia y al lector», dice. Porque la novela es una novela de tabús al descubierto. «Es como si hubiera contado todo aquello que una familia ha intentado silenciar durante años», añade. El término posesión del título es también clave, porque, dice, «somos aquello que hemos perdido», pero en él hay implícita una crítica al ansia de poder, y a todo aquello que nos pierde, porque «la pareja es también una forma de posesión» y «la locura puede poseernos e impedirnos ser nosotros mismos». Y luego está el periodismo. «Reivindico el periodismo como una forma crítica de vida», asegura. Les possessions llegará a librerías en marzo, y tendrá versión en castellano, a cargo de Libros del Asteroide.

 

Agenda

Calendario

<< May 2018 >>
lmmjvsd
30 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3

Buscador por categorías