Feministas, analfabetas y radicalmente locas

Publicado en el Huffington Post el 20/10/2016

Feministas, analfabetasNos dijeron que estábamos locas de remate, que éramos feministas radicales (¡menuda redundancia!), que éramos unas analfabetas y lindezas mucho peores, porque en su día dijimos que una expresión como «el ministro» o «el abogado» no servían para referirse a una ministra o a una abogada; tenía lógica que fueran masculinas, puesto que cuando se crearon no había ni ministras ni abogadas (prohibieron que las hubiese).

Se nos tildaba de absolutamente perturbadas, de feministas, de analfabetas, incluso de retrasadas, porque éramos incapaces, decían, de entender que la palabra «ministro» se refería a un cargo y no a un hombre, y añadían que el masculino nada tenía que ver con «el sexo del referente», galimatías que ni siquiera comprendía la gente -de natural muy sensata- que tiene la fortuna de no ser lingüista.

Empezamos a sonreír cuando al cabo de un tiempo, la Academia -después de contratar a algunas de nosotras (chifladas, feministas y analfabetas) para que revisáramos los sesgos ideológicos del diccionario, entre ellos el sexismo-, modificó una gran parte de denominaciones de profesiones, eliminando un habitual inicio masculino como «El que…», para sustituirlo por «Persona que…». Prueba evidente de que las profesionales ya no les cabían en el masculino.

Podéis leer el artículo completo en el Huffington Post desde aquí.

También podéis leerlo en catalán desde aquí.

Agenda

Calendario

<< Nov 2017 >>
LMMJVSD
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 1 2 3

Buscador por categorías