Informes

Informes y manifiestos de Clásicas y Modernas sobre la participación y representación de las mujeres en el ámbito de la cultura.

Leer más

Agenda

Consulta las presentaciones, las conferencias, las exposiciones...

Ver eventos

No sin mujeres

Compromiso público de hombres y mujeres de la cultura para conseguir la paridad.

Leer más

Sobre CyM

Principios y objetivos de la asociación Clásicas y Modernas para la igualdad de género en la cultura. Conócenos.

Leer más

¿Lesbianas maduras en la sobremesa?

 

¡No me puedo creer que vayamos a empezar el año con una alegría! La serie de sobremesa de TV3, Com si fos ahir, ha iniciado una trama de dos mujeres de una cierta edad (avanzada, se entiende) que se aman.

 

La euforia me viene tanto porque se ha desarrollado de una forma bien natural, como por el hecho de que son dos señoras mayores.

Cuando empezó la trama, ojiplática se me puso esa mirada de siesta con la que veo la serie. Dos amigas, una lesbiana, la otra no, que se lo pasan muy bien juntas hasta que la lesbiana se retira porque, dice textualmente, se estaba colgando de ella; i la otra, claro, la echa mucho de menos. El argumento, pensaba yo, tendrá que continuar por los derroteros propios del género: emoción, idas y venidas y peripecias varias hasta llegar a un desenlace en el que… ¿¡¡Os imagináis que sean felices!!?

Si hacemos una revisión de la ficción lésbica, no podemos olvidar que salimos de un Pozo de Soledad y que antes de ese pozo, solo estaba Safo y para de contar; aunque, haciendo arqueología lésbica, se encuentran un montón de mujeres valientes que desafiaron a la sociedad de su tiempo y ahora son tan Desconocidas como Fascinantes. Pero lo que nos interesa es lo que viene después de ese pozo en el que una mujer, por primera vez en la historia de la literatura, se atreve a decir que ama a otra mujer y no como si fuera su hermana, precisamente. LEER MÁS »

Entre dos hombres. Entre dos homes

 

Entre dos aguas de Isaki Lacuesta (España, 2018)

En Entre dos aguas, el director Isaki Lacuesta vuelve doce años más tarde al escenario y protagonistas de La leyenda del tiempo (2006). Si la primera película mostraba como los hermanos gitanos Isra y Cheíto pasaban de la niñez a la adolescencia, Entre dos aguas resigue sus vidas adultas.

Transcurre en un paraje grandioso, de una belleza indómita; un protagonista más del film. En una barriada de San Fernando, en la Casería de Ossio, que moja sus pies en las mareas de la bahía de Cádiz y la contempla toda. Realiza incursiones a Rota y el Puerto de Santa María. Aprovecha incluso el desatino urbanístico de las tres torres altísimas perpetrado en la Casería para que vislumbremos mar y dunas, caños y esteros, puentes y canales; el relumbrón de la luz en las salinas. La vida de los hermanos transcurre en un tiempo benigno. En invierno no son ninguna broma las penalidades de las mujeres y los hombres que allí viven y —si tienen ocasión— trabajan cuando salta el Levante, siempre temible y áspero, y el inclemente y salvaje Atlántico bate la costa.

Mientras la película se circunscribe a los avatares de la vida de ambos hermanos funciona la mar de bien. El problema radica en que Lacuesta pretende explicar también a partir de este caso particular la miseria y la crisis de un tiempo y de un lugar, y es aquí donde la película empieza a chirriar, puesto que su elección (está en su derecho y es muy libre de hacerlo como quiera) deja de lado completamente la experiencia femenina, las vicisitudes de unas inexistentes protagonistas. LEER MÁS »

Hans Küng: I Teólogo en la frontera con lealtad crítica

 

El año que termina ha sido fecundo en efemérides de colegas y entrañables amigos teólogos. Hemos celebrado el centenario del nacimiento de Raimon Panikkar, los 90 años de Gustavo Gutiérrez, de Hans Küng, de Pedro Casaldàliga y de Johan Baptist Metz, los 80 años de Jon Sobrino y de Leonardo Boff. Hemos recordado a la teóloga feminista brasileña Ana María Tepedino, fallecida este año. En mi blog amerindiaenlared.org he dedicado varios artículos a Panikkar, Casaldàliga, Sobrino, Boff y una necrológica a Tepedino.

Ahora publico el primero de los artículos dedicados a Hans Küng, una de las figuras más relevantes de la teología cristiana del siglo XX, que, con su extensa y rigurosa obra elaborada ininterrumpidamente durante más de sesenta años de actividad docente e investigadora, ha ejercido una significativa influencia en el panorama religioso mundial. Es la expresión de mi reconocimiento, sintonía y amistad.

La teología de Hans Küng es, sin duda, una de las más sólidas y creativas de la segunda mitad del siglo XX y del siglo XXI. Se caracteriza por la búsqueda de la identidad cristiana en diálogo con otras identidades religiosas y culturales a la luz de la conciencia crítica de la Modernidad, por el cuestionamiento de las instituciones eclesiásticas desde una rigurosa fundamentación histórica, filosófica y teológico-bíblica, por la crítica de los dogmatismos y fundamentalismos religiosos, por el trabajo ecuménico a favor de la reconciliación entre las iglesias cristianas en el seguimiento de Jesús de Nazaret y la fidelidad evangélica, por el diálogo entre las religiones como contribución necesaria a la paz en el mundo, por la construcción de una ética mundial en tiempos de globalización, por la sensibilidad hacia las inquietudes de los hombres y mujeres de nuestro tiempo y por su ubicación en la frontera con lealtad crítica a la Iglesia católica . LEER MÁS »

¡Por un feliz y (más) feminista año nuevo!

Ilustración de Diana Raznovich

Agenda

Calendario

<< Ene 2019 >>
lmmjvsd
31 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3

Buscador por categorías

Suscríbete a nuestro Boletín